VISAS DE REFUGIADOS PARA MENORES DE GUATEMALA, EL SALVADOR Y HONDURAS

Miles de niños podrán ahora aplicar como refugiados en sus propios países, con el objetivo de evitar los peligros de un viaje a través de México para llegar a la frontera con Estados Unidos. Centros de control de fronteras establecidos por los EE.UU. en sus países entrevistarán a estos niños que se han enfrentado a la violación de sus derechos y la violencia de pandillas en el país. Si aplican para calificar como refugiados, se les permitirá su entrada en los EE.UU. para reunirse con miembros de su familia en los EE.UU.
En junio 2014 más de 10.000 niños sin compañía de un mayor, se presentaron en la frontera, creando estragos entre los funcionarios de inmigración que tuvieron que entrevistar a ellos, y proporcionarles alojamiento y cuidados.
Entrevistas preliminares en los países proporcionarían un proceso más ordenado y evitar los peligros que estos niños han sufrido para llegar hasta aquí a través de México. Estos infantes pueden ser admitidos, ya que son miembros de un grupo social de niños que son vulnerables y que están en peligro de desaparecer por el crimen rampante y la violencia, y no están protegidas por las autoridades de sus países.
Los criterios aún no se han establecido en cuanto a qué edad estos niños se consideran todavía niños y qué requisitos se deben cumplir para que estos niños califiquen como refugiados.
Por esta reforma benéfica, los niños pueden obtener status de refugiado que les permite evitar la muerte debido al tráfico de drogas, las pandillas que aparecen ahora y podrían extenderse por toda América Central. Permitir que nuestras oficinas consulares o de inmigración en estos países realicen un proceso ordenado para revisar cada caso es fundamental para que los beneficiados sean los correctos.

VISAS DE REFUGIADOS PARA MENORES DE GUATEMALA, EL SALVADOR Y HONDURAS

Miles de niños podrán ahora aplicar como refugiados en sus propios países, con el objetivo de evitar los peligros de un viaje a través de México para llegar a la frontera con Estados Unidos. Centros de control de fronteras establecidos por los EE.UU. en sus países entrevistarán a estos niños que se han enfrentado a la violación de sus derechos y la violencia de pandillas en el país. Si aplican para calificar como refugiados, se les permitirá su entrada en los EE.UU. para reunirse con miembros de su familia en los EE.UU.
En junio 2014 más de 10.000 niños sin compañía de un mayor, se presentaron en la frontera, creando estragos entre los funcionarios de inmigración que tuvieron que entrevistar a ellos, y proporcionarles alojamiento y cuidados.
Entrevistas preliminares en los países proporcionarían un proceso más ordenado y evitar los peligros que estos niños han sufrido para llegar hasta aquí a través de México. Estos infantes pueden ser admitidos, ya que son miembros de un grupo social de niños que son vulnerables y que están en peligro de desaparecer por el crimen rampante y la violencia, y no están protegidas por las autoridades de sus países.
Los criterios aún no se han establecido en cuanto a qué edad estos niños se consideran todavía niños y qué requisitos se deben cumplir para que estos niños califiquen como refugiados.
Por esta reforma benéfica, los niños pueden obtener status de refugiado que les permite evitar la muerte debido al tráfico de drogas, las pandillas que aparecen ahora y podrían extenderse por toda América Central. Permitir que nuestras oficinas consulares o de inmigración en estos países realicen un proceso ordenado para revisar cada caso es fundamental para que los beneficiados sean los correctos.

¡Asilo otorgado! ¿Puede usted regresar a su país?

Los asilados o residentes permanentes quienes se han hechos residentes por medio de asilo pueden enfrentar obstáculos si regresan a su país de origen.  Si dicho viaje es necesario por circunstancias como la enfermedad seria de los padres o una emergencia familiar ocurre la cual requiere la presencia física del asilado, es esencial aplicar antes de salir de los Estados Unidos por una libertad condicional anticipada. Salir del país sin obtener primero este documento puede llevar a creer al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) que el asilado ha abandonado el estatus de asilo.

Es vital aplicar por un documento de viaje de refugiado que seria valido por un año. Esto permite que el beneficiario viaje al exterior y regrese sin visa. Es más sabio aplicar por el Documento de Viaje de Refugiado antes de salir, pero también es técnicamente posible obtener uno en el exterior. Al regresar a los Estados Unidos, el asilado será inspeccionado en el Puerto de entrada en los Estados Unidos. El oficial de Inmigración indagará el por qué el viaje fue necesario y el asilado debe estar preparado para demostrar porque el viaje fue hecho por circunstancias obligatorias.

Los asilados y residentes permanentes quienes obtuvieron la residencia permanente por medio de asilo deben recordar que el viaje al extranjero puede ponerles en riesgo. USCIS puede considerar que la aplicación original para asilo fue fraudulenta o que el presunto miedo de persecución del solicitante fue una pretensión para obtener la residencia permanente. Por lo tanto es importante demostrar que al regresar a su país de origen, el asilado no buscó ningún beneficio o ventaja en su país, principalmente para obtener cualquier derecho y privilegio que usualmente el extranjero tendría como ciudadano o residente de ese país. Sería lo mejor que al regresar mantenga una presencia discreta, haga el viaje lo mas corto posible y se enfoque en el motivo principal del viaje, principalmente si el viaje fue para visitar a un familiar seriamente enfermo, asegúrese que el viaje fue hecho estrictamente por dicha razón. Por último, evite la presencia de cualquier actividad política que atraiga la atención de las autoridades del país de origen del asilado.

Asilo por violencia doméstica en el extranjero

La nueva Administración ha abierto la puerta para personas que han sufrido violencia domestica en el extranjero permitiéndoles aplicar para obtener asilo político en los Estados Unidos.  En países de Latino América, África y Asia, donde la violencia domestica es tolerada, las personas abusadas deben ser consideradas como un grupo social perseguido, y protegidas bajo las leyes de asilo.  Las personas no consiguen protección de las autoridades locales, aun mudándose a distintas partes de su país. Generalmente, las autoridades locales desestiman sus denuncias como asuntos privados y rehúsan en tomar conocimiento de sus obligaciones humanitarias bajo ley internacional. Cuando estos individuos escapan su país y buscan refugio aquí, los Estados Unidos reconoce considerarse un paraíso para los oprimidos como un asunto de orgullo nacional, permitiendo solicitar asilo a las personas perseguidas.

El gobierno anterior rechazaba consistentemente estos reclamos, primero porque no creía que estas victimas pudieran ampararse bajo las leyes de asilo a pesar del hecho que estas personas han sido victimas de violación, asalto sexual, y amenazas a la vida e integridad, y luego porque temían una invasión de casos a nivel mundial.

La Administración actual tomo una direccion distinta, conforme a nuestra tradición de proteger a los oprimidos a nivel mundial considerando cuidadosamente estos casos, y revisando individualmente para obtener prueba concluyente de los abusos y otorgar asilo en los casos meritorios.