VISAS DE REFUGIADOS PARA MENORES DE GUATEMALA, EL SALVADOR Y HONDURAS

Miles de niños podrán ahora aplicar como refugiados en sus propios países, con el objetivo de evitar los peligros de un viaje a través de México para llegar a la frontera con Estados Unidos. Centros de control de fronteras establecidos por los EE.UU. en sus países entrevistarán a estos niños que se han enfrentado a la violación de sus derechos y la violencia de pandillas en el país. Si aplican para calificar como refugiados, se les permitirá su entrada en los EE.UU. para reunirse con miembros de su familia en los EE.UU.
En junio 2014 más de 10.000 niños sin compañía de un mayor, se presentaron en la frontera, creando estragos entre los funcionarios de inmigración que tuvieron que entrevistar a ellos, y proporcionarles alojamiento y cuidados.
Entrevistas preliminares en los países proporcionarían un proceso más ordenado y evitar los peligros que estos niños han sufrido para llegar hasta aquí a través de México. Estos infantes pueden ser admitidos, ya que son miembros de un grupo social de niños que son vulnerables y que están en peligro de desaparecer por el crimen rampante y la violencia, y no están protegidas por las autoridades de sus países.
Los criterios aún no se han establecido en cuanto a qué edad estos niños se consideran todavía niños y qué requisitos se deben cumplir para que estos niños califiquen como refugiados.
Por esta reforma benéfica, los niños pueden obtener status de refugiado que les permite evitar la muerte debido al tráfico de drogas, las pandillas que aparecen ahora y podrían extenderse por toda América Central. Permitir que nuestras oficinas consulares o de inmigración en estos países realicen un proceso ordenado para revisar cada caso es fundamental para que los beneficiados sean los correctos.

VISAS DE REFUGIADOS PARA MENORES DE GUATEMALA, EL SALVADOR Y HONDURAS

Miles de niños podrán ahora aplicar como refugiados en sus propios países, con el objetivo de evitar los peligros de un viaje a través de México para llegar a la frontera con Estados Unidos. Centros de control de fronteras establecidos por los EE.UU. en sus países entrevistarán a estos niños que se han enfrentado a la violación de sus derechos y la violencia de pandillas en el país. Si aplican para calificar como refugiados, se les permitirá su entrada en los EE.UU. para reunirse con miembros de su familia en los EE.UU.
En junio 2014 más de 10.000 niños sin compañía de un mayor, se presentaron en la frontera, creando estragos entre los funcionarios de inmigración que tuvieron que entrevistar a ellos, y proporcionarles alojamiento y cuidados.
Entrevistas preliminares en los países proporcionarían un proceso más ordenado y evitar los peligros que estos niños han sufrido para llegar hasta aquí a través de México. Estos infantes pueden ser admitidos, ya que son miembros de un grupo social de niños que son vulnerables y que están en peligro de desaparecer por el crimen rampante y la violencia, y no están protegidas por las autoridades de sus países.
Los criterios aún no se han establecido en cuanto a qué edad estos niños se consideran todavía niños y qué requisitos se deben cumplir para que estos niños califiquen como refugiados.
Por esta reforma benéfica, los niños pueden obtener status de refugiado que les permite evitar la muerte debido al tráfico de drogas, las pandillas que aparecen ahora y podrían extenderse por toda América Central. Permitir que nuestras oficinas consulares o de inmigración en estos países realicen un proceso ordenado para revisar cada caso es fundamental para que los beneficiados sean los correctos.