¡Asilo otorgado! ¿Puede usted regresar a su país?

Los asilados o residentes permanentes quienes se han hechos residentes por medio de asilo pueden enfrentar obstáculos si regresan a su país de origen.  Si dicho viaje es necesario por circunstancias como la enfermedad seria de los padres o una emergencia familiar ocurre la cual requiere la presencia física del asilado, es esencial aplicar antes de salir de los Estados Unidos por una libertad condicional anticipada. Salir del país sin obtener primero este documento puede llevar a creer al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) que el asilado ha abandonado el estatus de asilo.

Es vital aplicar por un documento de viaje de refugiado que seria valido por un año. Esto permite que el beneficiario viaje al exterior y regrese sin visa. Es más sabio aplicar por el Documento de Viaje de Refugiado antes de salir, pero también es técnicamente posible obtener uno en el exterior. Al regresar a los Estados Unidos, el asilado será inspeccionado en el Puerto de entrada en los Estados Unidos. El oficial de Inmigración indagará el por qué el viaje fue necesario y el asilado debe estar preparado para demostrar porque el viaje fue hecho por circunstancias obligatorias.

Los asilados y residentes permanentes quienes obtuvieron la residencia permanente por medio de asilo deben recordar que el viaje al extranjero puede ponerles en riesgo. USCIS puede considerar que la aplicación original para asilo fue fraudulenta o que el presunto miedo de persecución del solicitante fue una pretensión para obtener la residencia permanente. Por lo tanto es importante demostrar que al regresar a su país de origen, el asilado no buscó ningún beneficio o ventaja en su país, principalmente para obtener cualquier derecho y privilegio que usualmente el extranjero tendría como ciudadano o residente de ese país. Sería lo mejor que al regresar mantenga una presencia discreta, haga el viaje lo mas corto posible y se enfoque en el motivo principal del viaje, principalmente si el viaje fue para visitar a un familiar seriamente enfermo, asegúrese que el viaje fue hecho estrictamente por dicha razón. Por último, evite la presencia de cualquier actividad política que atraiga la atención de las autoridades del país de origen del asilado.